noviembre 14, 2013

Quién soy, qué hago

Soy un periodista con 27 años de trayectoria ininterrumpida en el medio y en particular en la gráfica, si bien trabajé también mucho en radio e hice algo en TV. Ante todo me considero una persona proactiva, que constantemente busca explorar nuevos caminos dentro de su profesión y en la docencia. Prueba de esa inquietud es que, paralelamente a mi trayectoria trabajando para terceros (ver mi currículum aquí), participé muy activamente de la creación de varias publicaciones propias y ajenas, aportando ideas novedosas además de mi trabajo específico como editor periodístico.

Si bien me desempeñé en todo tipo de medios, soy un apasionado por la historia del fútbol, tema sobre el que vengo desarrollando continuamente varios proyectos periodísticos y académicos muy novedosos. Cuento al respecto con muchísimo material de archivo y bibliográfico, lo que me permitió publicar varios trabajos inéditos en la materia como el libro "Diccionario Velezano (1931-1996)". Asimismo, he creado y modero el grupo de Facebook "Historia y Estadísticas del Fútbol", la más importante comunidad en su género con más de 12000 miembros de todo el mundo.

También son creaciones mías la cátedra de Historia del Fútbol Argentino y el seminario "Historia de la Selección Nacional Argentina de Fútbol" que dicto desde 1997 y 2010 respectivamente en la Escuela del Círculo de Periodistas Deportivos de Buenos Aires, así como un Taller de Investigación Histórica y Estadística sobre Fútbol que he dictado en diversos centros y ha servido como plataforma para trabajos muy novedosos, de próxima publicación.

Especialidades: Edición integral de revistas y websites. Producción multimedia. Tareas periodísticas en general. Diseño y realización de ciclos, charlas, talleres, seminarios y cursos en relación a la historia del fútbol. Elaboración de proyectos turísticos y culturales que aborden el fenómeno futbolístico en la Argentina. Producción de informes y estadísticas sobre fútbol. Obtención de material histórico. Moderación de comunidad virtual.

marzo 26, 2010

El Boca-River del Mercosur

Al final, no llegó el esperado gol número 219 de Palermo en Boca. Sin embargo, este último superclásico igualmente encerró un importante récord. Y no precisamente el de haber sido "el más largo de la historia" como metafóricamente lo calificaron parafraseando al genial Osvaldo Soriano, sino uno bien real: fue el que más jugadores de distintas nacionalidades reunió en toda la historia.

Concretamente, en campo boquense hubo futbolistas originarios de seis países: Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay y Colombia. Algo que no había ocurrido ni siquiera en 1961, cuando, en medio de la fiebre importadora desatada por el "Fútbol Espectáculo", estos equipos protagonizaron el superclásico con mayor cantidad de extranjeros al poner en cancha nada menos que a ¡diez!.

En ese histórico partido que terminó igualado 2-2 en el Monumental, las formaciones -escritas a la usanza en que aparecían en los diarios por aquella época- fueron las siguientes:

RIVER PLATE: Carrizo; Ramos Delgado y Etchegaray; Lombardo, Varacka y Schneider; Domingo Pérez (uruguayo), Moacir (brasileño), Pepillo (español), Delem (brasileño) y Roberto (brasileño).

Domingo Pérez, Delem, Moacir, Pepillo y Roberto: delanteros del River '61.
BOCA JUNIORS: Roma; Rico y Marzolini; Víctor Benítez (peruano), Rattin y Orlando (brasileño); Nardiello, Dino Sani (brasileño), Valentim (brasileño), Maurinho (brasileño) y Yudica.

Maurinho, Dino Sani y Valentim. Sólo este último triunfó en Boca.
En síntesis, esa tarde hubo jugadores de cinco países distintos: Argentina aportó 12, Brasil 7, Uruguay 1, Perú 1 y España 1.

Esta vez, en cambio, con la mitad de extranjeros que en aquel partido de 1961 las nacionalidades representadas fueron como quedó dicho seis, ya que además de los argentinos jugaron para Boca un chileno (Medel), un colombiano (Bonilla) y un brasileño (Luiz Alberto), mientras que por River lo hicieron un uruguayo (Juan Manuel Díaz) y un paraguayo (Rodrigo Rojas).

Además, fue curioso que justo en un superclásico Boca jugara por primera vez en su historia con dos zagueros centrales no sólo extranjeros, sino de distintas nacionalidades como los mencionados Bonilla y Luiz Alberto. En 1934, el club de la Ribera fue campeón con otra pareja de centrales íntegramente extranjera (Moysés y Bibí), pero ambos eran oriundos de Brasil.

Para colmo, los dos goles de Gary Medel también representaron algo totalmente inédito, ya que nunca un chileno había logrado marcar por partida doble en un Boca-River ni convertir para los xeneizes contra los de la banda. Un dato no sólo pintoresco, sino también demostrativo de un fútbol que cada vez necesita recurrir más a figuras de países vecinos para compensar la falta de propias. Y en el que cualquier Medel es Gardel.

marzo 17, 2010

El error de "El Secreto de sus Ojos"

Primero aclaro que, como digo en el audio que podrán escuchar a continuación, no se trata de un descubrimiento mío, sino que lo hizo la revista "Un Caño". Así y todo, creo que mi columna del viernes pasado para "Todos Atrás" tiene algunos datos interesantes y ya sí inéditos sobre quien fue la víctima del error al que hace referencia el título: Néstor Leonel Tola Scotta. Es decir, el hermano del Gringo Scotta que aparece mencionado en el relato en off de esa impresionante escena en cancha de Huracán que, a mi juicio, vale por sí sola la entrada que pagué para ver "El Secreto de sus Ojos", más allá de que la película en general también me gustó. ¿Y a vos?

febrero 15, 2010

Genial Panzeri

"Antes, el público opinaba como el periodismo o discutía con el periodismo. Hoy, el periodismo opina como el público, ha dejado de discutir con el público. Ha caducado esa hermosa polémica y lo que es peor, la polémica -cuando existe- adquiere perfiles de discordia. Se confunde la discusión con el enojo, la crítica con la censura. Entonces, el periodismo prefiere opinar como el público, halagarlo, adularlo, y he allí una de las razones por las que el comentario y el análisis de nuestras páginas periodísticas ha ido cediendo prácticamente sus antiguos espacios a la información; es decir, “lo objetivo” que recomiendan muchos jefes de página. Esta es más fácil, más cómoda, menos susceptible de rozar en el desacuerdo del consumidor"

noviembre 12, 2009

Un superclásico muy particular

Desde hace varios meses vengo participando como columnista en el programa "Todos Atrás", que se emite por Radio Eter los viernes de 19 a 21 y en el que traigo a colación de algún aniversario cercano hechos o figuras de la historia del fútbol. En mi última columna, hablé de un Boca-River muy particular por varios motivos: fue el primer partido matutino del profesionalismo, se jugó en la vieja cancha de San Lorenzo -donde ese mismo día por la tarde se enfrentaron otros dos "grandes" del fútbol argentino-, River obtuvo un recordado triunfo pese a una huelga de sus principales figuras y Labruna marcó el primero de los 16 goles en enfrentamientos oficiales que lo convirtieron en máximo goleador histórico del superclásico. Todo eso y más, aquí:

octubre 16, 2009

Otra vez en la CNN (ahora sí con video)



Nuevamente gracias a los muchachos de la CNN de Buenos Aires, y especialmente a Daniel Mames por la muy buena captura del video.

agosto 20, 2009

En la CNN

Estoy tratando de conseguir el video de la entrevista. Mientras tanto, acá va una fotito de la muy agradable charla que tuve este jueves en vivo por la CNN con los periodistas Daniel Viotto y Diego Bustos, respecto del acuerdo AFA-Gobierno.

CNN

Gracias a Juan Pablo De Santis por el contacto y por la imagen, y a la gente de la CNN de Atlanta y de Buenos Aires por el buen trato.

agosto 12, 2009

El primer Sudamericano de la historia

Como creo que quedó en claro en mi anterior posteo, aquel primer partido de la Selección Chilena jugado en Buenos Aires en 1910 no puede ser contabilizado en el recuento de los del seleccionado argentino a lo largo de la historia, ni mucho menos como un encuentro "oficial". Algunos historiadores muy prestigiosos, sin embargo, no sólo lo incluyen en el detalle de confrontaciones de Argentina sino que lo confunden con el que días después Chile ya sí jugaría con el verdadero representativo albiceleste de la época, citándolo como correspondiente al Sudamericano que, en el marco de los festejos por el Centenario de la Revolución de Mayo, jugaron por aquellos tiempos en tierra porteña los equipos denominados "Chilenos", "Uruguayos" y "Argentinos".

Esto tiene que ver sin dudas con la poca importancia que históricamente se le ha dado a esa competición que, si bien no fue "oficial" dado que aún no existía la CONMEBOL ni sería reconocida como tal por ese organismo, resulta ni más ni menos que la primera jugada en la historia por tres representativos futbolísticos nacionales distintos de Sudamérica, y por ende el primer antecedente de la actual Copa América. Un motivo más que suficiente para recordar aquí como corresponde ese torneo injustamente olvidado desde hace muchos años, pero que en su momento tuviera gran repercusión en una Buenos Aires en la que el fútbol comenzaba a convertirse en fenómeno masivo.

Aquel certamen significó precisamente un gran espaldarazo para la difusión que aquel deporte traído por unos "ingleses locos" estaba logrando en esta orilla del Río de La Plata. De hecho, la final que el 12 de junio de 1910 jugaron "Argentinos" y "Uruguayos" en la cancha de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires representó la primera vez en que más de 8000 personas concurrieron a ver aquí un encuentro de fútbol de selecciones, si bien ese número de asistentes ya había sido alcanzado en 1904 al visitar el país por primera vez un equipo profesional inglés: el Southampton.

Tan profunda huella dejaría aquel triangular de 1910 en el fútbol argentino que muchos años después, allá por fines de la década del '20, la revista El Gráfico -creada en 1919- lo recordaría con un texto breve, pero muy revelador de su importancia. Una notita valiosa también por cuanto despeja cualquier duda respecto de qué partido de estos primeros que jugó el seleccionado chileno en su historia correspondió realmente a este minicampeonato y cuál fue simplemente un "amistoso", denominando de esta manera a aquel encuentro jugado por el representativo de Chile el 27 de mayo de 1910 ante un combinado que no tenía a los jugadores del Alumni y a otros que ya sí estarían en el equipo de "Argentinos" del Sudamericano. A continuación, la página de El Gráfico con la nota:

julio 31, 2009

El primer partido de la Selección Chilena

El 27 de mayo del año próximo se cumplirán 100 años del primer partido jugado por un seleccionado chileno. Esto no puede refutarse ni es mi intención hacerlo. Sin embargo, existe una grave confusión general entre los historiadores del fútbol respecto del rival con el que Chile perdió 3 a 1 en ese debut absoluto, así como del carácter mismo de aquella contienda.

Dado que vengo hablando de la importancia de consultar las fuentes “verdaderas” o primarias de un hecho, me pareció bueno justamente aclarar esta situación, a modo de ejemplo de qué puede ocurrir cuando un relato se arma en base a otros relatos muy posteriores al suceso que se busca evocar y no al chequeo de datos que realmente corresponde hacer.

Confieso que yo mismo daba por seguro que aquel 27 de mayo de 1910 Chile enfrentó a la Selección Argentina. Por eso, no me sentí extrañado cuando meses atrás mis amigos de CEDEP se contactaron conmigo para pedirme información sobre ese histórico partido.

Fue entonces que, al ponerme a buscar data en los diarios de la época, descubrí que, que contra lo que siempre se dijo al respecto, aquel primer team chileno jugó en realidad ese día un match "de práctica" no frente al verdadero seleccionado argentino sino contra un combinado de jugadores locales que había sido armado para medir fuerzas en un finalmente frustrado amistoso con el Alumni, el mejor equipo de estas pampas por aquellos tiempos.

Por eso, ese primer rival de la Roja -que en esa oportunidad fue mitad roja y mitad blanca- no contaba precisamente con las figuras del Alumni, como sí las tuvo el equipo argentino que días después (más precisamente, el 5 de junio de 1910) jugaría contra los chilenos en el marco de aquel primer “Campeonato Sudamericano” de 1910 del que también participó un seleccionado de Uruguay.

Ya en otra oportunidad hablaré más puntualmente de los errores que comúnmente se cometen en la evocación de esa competencia que reunió por primera vez en la historia a tres selecciones de Sudamérica, así como de la grave omisión en que muchos caen al no recordarla como el primer antecedente de la actual Copa América. Por ahora, y para no irme de tema, me limitaré a fundamentar lo que vengo diciendo sobre aquel primer partido jugado por un representativo chileno de fútbol.

Viendo el archivo adjunto a continuación, se podrá comprobar precisamente la muy distinta denominación que, al difundir el programa de partidos organizados por el Centenario de la Revolución de Mayo, el diario La Argentina daba en su edición especial del miércoles 25 de mayo de 1910 a los equipos que enfrentarían a Chile el 27 de mayo y el 5 de junio de ese año respectivamente.

Programa 1910Como se ve, aquel primer rival de un seleccionado chileno en la historia es llamado “Combinados” y no “Argentinos”, nombre que por entonces se daba al representativo nacional en lugar de “Selección Argentina” y con el que ya sí aparece el seleccionado local al que el de “Chilenos” enfrentaría como “perdedor del match del 29”; es decir, de su partido contra “Uruguayos” que abriría el Sudamericano.

También como se puede apreciar en el recorte de arriba, en ese primer equipo de argentinos que enfrentó a los chilenos el 27 de mayo no hay futbolistas del Alumni que sí jugaron el partido del 5 de junio como Jorge Brown, quien era el crack más renombrado de la época en el país y no había jugado aquel partido anterior para “Combinados” precisamente porque ese equipo no era la Selección Argentina sino un combinado “de entrenamiento”, como el mismo diario La Argentina lo deja en claro más adelante en su texto al decir:

Aclaración Programa 1910

Esto demuestra también el importante error en que algunos estadígrafos muy prestigiosos caen dando como correspondiente al Sudamericano a ese primer partido que Chile jugó en Buenos Aires el 27 de mayo, y simplemente como “Amistoso” al del 5 de junio cuando en realidad este último fue el que se jugó por aquel torneo. Pero de esto ya hablaré con más profundidad en otro posteo.